lunes, 5 de diciembre de 2016

TAN SOLO, UN POCO MÁS...







Mis agradecimientos a la Sociedad Folla(G) de Chile, por haber seleccionado mi cuento como ganador en su convocatoria: Antología Erotismo 2016.


TAN SOLO, UN POCO MÁS

(Tatiana Aguilera)


Será que llueve, que las gotas se envuelven en los cabellos difuminados por la luz de neón, mientras, las manos de los amantes se encuentran y asisten como dos ángulos agudos. Trasudan con el nerviosismo del encuentro. El frío alerta que es invierno. Ella busca su mirada. Él indaga y pregunta:
_ ¿De verdad lo harás para mí?, mientras sus ojos bañados de inquietud esperan respuesta.
- Sí, lo será. Me desnudaré para ti bajo el dintel de la ventana bajo el hipnótico sonido de un tango de Gardel.
- Me encanta Gardel. Lo sabes.
- Lo sé, así como también sé que juntos somos una constante contradicción.
- ¿Constante contradicción…? Mientras reflexionaba sobre la respuesta de ella, pulsó el timbre del Motel y la puerta se abrió. Una camarera los recibió y asignó una pieza. La número 33. Entraron con las manos enlazadas, sintiendo el uno en el otro las pulsaciones frenéticas de la sangre. Ella se adelantó y abrió la discreta ventanilla que los separaba de las miradas clandestinas del otro mundo que los alejaba. Sacó de su cartera un pendrive que conectó a la radio de la habitación y la voz masculina y argentina de Gardel sorprendió las paredes y el oído de los amantes. Su vestido se alertó de la música y se dejó llevar por la sensualidad del cautivante ritmo arrabalero. Por algunos minutos se sintió avasalladora, dueña absoluta de su cuerpo y de sus formas. Algunas veces pareciera que la vida se vive toda en un instante y todo a nuestro alrededor queda suspendido de un algo desconocido y este era uno de aquellos momentos. Envueltos el uno en el otro en el instintivo arrebato, crecieron como las llamas de una pira humana. Acontecido el éxtasis, inmersos en el sudor salino de la entrega, ella suspiró relajada y le preguntó:
- ¿Existe algo de tu vida que no me hayas contado?
- ¿Algo cómo qué?...Lo fundamental creo habértelo comentado... ¿Además, qué importa el pasado si yo estoy aquí contigo? ¿Por qué esa insistencia femenina de hurgar todo?, ¿acaso no he sido lo suficientemente convincente?
- No, no es hurgar... es saber para comprender el presente. El pasado es lo único real en nuestras vidas, por eso es tan importante conocer y saber. Tampoco se trata de ser o no ser convincente, es...
- Es..."como solo los valientes beben del placer"... ¿eso?
- Kavafis.
- Sí... Kavafis...
- Los sentidos son extraños, nos engañan, son sintomáticos. Nos alertan, pero ahora que ya sucedió, que la carne ardió, ¿qué?
- Tú me gustas mucho.
- Te gusto, pero no me amas.

Ella, con un extraño y punzante disgusto en el pensamiento, se levantó de la cama y comenzó a buscar su ropa; mientras se vestía, observaba su cuerpo. Estaban sus huesos y carnes intactos. Nada faltaba. Nada se había calcinado. Después de haber ardido completa por un par de horas, nada acontecía en sus ojos. ¿Y esto era lo que él llamaba amor? Él, satisfecho su deseo, intentó disimular su inquietud. Comprendió que ella se alejaba. A la salida del Motel, el tardío sol invernal se extravió de la silueta de los árboles. La mano de ella se contuvo en su abrigo y no respondió a las frases torpemente hilvanadas de él. Ella sabía que su cuerpo era un barco agazapado en la orilla de la marea que buscaba las sales pero, sin abstenerse de la poesía del amor, y que algunos naufragios son terrenos y sirven como faros en el horizonte. Recordó un párrafo del Cuarteto de Alejandría: "Hay tantas realidades como usted quiera imaginar". Sí, ella soñaba con otra realidad y ahora estaba segura de que debía esperar un poco más. Tan solo un poco más...

lunes, 21 de noviembre de 2016

INVISIBLE SENTIR....INUSITADO REGRESO.


John Constable - A Cottage in a Cornfield


(Por: Tatiana Aguilera)




INVISIBLE SENTIR

Es invisible el sentir del pensamiento
se aísla y sumerge
en la córnea de los ojos. Nadie puede
cruzar su transparencia
y rescatar las imágenes que lleva guardadas
entonces: dibujo
la pileta y las casas
estilo inglés.


INUSITADO REGRESO

Malas noticias soledad.
Tu inusitado regreso no me asusta.
No me agrede.
No me deprime
ni siquiera levanto una ceja.
Mi rostro luce calmo y relajado.
¿Ignoras acaso
que te llevo muy dentro
y me habitas más que las palabras?.









lunes, 7 de noviembre de 2016

HE REGRESADO



Rosas en el mar - Tatiana Aguilera



(Por: Tatiana Aguilera)





Tanto tiempo atrapada en el silencio
más que en el silencio: en la nada.
No me arrepiento, fueron días
donde la luz brilló desde otro prisma; pero
el agua siempre busca  la vertiente y, ahora
que se fatigó la angustia en mis ojos
otra vez rosas en el fondo del mar.
En fin. He regresado.

sábado, 6 de agosto de 2016

A ti, madre mía...



18-08-1921       03-08-2016


A ti, madre mía...

Porque un día me recibiste en tus brazos y de tus bellos y glaucos ojos,  aprendí a comprender el lenguaje de la naturaleza. Porque me enseñaste amar la vida, como el mayor y más grande regalo del Universo. Porque naciste bajo el signo de leo y fuiste una leona defendiendo a tus cachorros. Porque frente al dolor demostraste fortaleza y valentía sin límites. Porque mis hijos, tus nietos, fueron para ti: tus hijos. Porque me haces falta y me cuesta aceptar que ya no estás en esta dimensión. Porque, porque siempre en mí serás madre mía. 

FRENTE A LA TIERRA NO SE LLORA

Frente a la tierra no se llora
porque el trigo, a la espera del secano,
reverdece en los campos
y las aves circundan el río.
Ahora, madre mía, llegado el tiempo
que tu cuerpo abrumado y fatigado
busque el descanso,
la suave textura terrosa,
entre pulsaciones de espigas,
coros de grillos
y danzas de diminutas raíces,
te consolará.
Te besará con flores silvestres
y purificará con agua de manantial.

Frente a la tierra no se llora.
Sin embargo, porfiadas gotas de lluvia
humedecen mis ojos.


OTRA VEZ LA SEMILLA

Regresan los huesos
como simientes a la tierra prometida.
Todo hojas.
Todo fruto.
Todo aliento desprendido en viento.
Un día nacimos en esta tierra
y fuimos quejumbrosos pasajeros.
Ni el lenguaje del arroyo,
ni la caricia de la  lluvia
fueron señuelos suficientes
para comprender la belleza.
Solo se revela el misterio
cuando el cuerpo pide cobijo
y recuerda el musgo
y recuerda la espiga
y a sus raíces sabe
y pide regresar.

Una rosa desprende sus pétalos
el viento libera el polen
otra vez la semilla
otra vez, la vida. 


lunes, 27 de junio de 2016

EN UNA NOCHE DE INVIERNO


Noche estrellada - Vincent Van Gogh


(Por: Tatiana Aguilera)





EN UNA NOCHE DE INVIERNO


Tengo insomnio.
Intento cerrar los ojos, pero los recuerdos
se descuelgan de mis pestañas 
y como saltimbanquis
saltan
de extremo a extremo.
Se deslizan con un claro objetivo
que no renuncie 
a ungir con tu sangre mi deseo.
En una noche de invierno
el frío derrota mi orgullo.



Safe Creative #1201210946549

lunes, 30 de mayo de 2016

SOLO TENÍA QUE SER EL BESO



The kiss (1897) - Edvard Munch



Por: Tatiana Aguilera




Solo tenía que ser el beso
la consciente voracidad de la boca.
Las caderas unidas
en el temblor fugitivo de las horas.
Solo tenía que ser el cosquilleo
del vientre rodeado por tus dedos.
La lluvia en mi espalda.
El roce húmedo de niebla en grana.
Solo tenía que ser tu ola de fuego
en cada grano de arena
y en cada roca de mi cuerpo.
Solo tenía que ser el beso.
Solo tenía que ser tu beso.
Solo tenía que ser el amor.


Safe Creative #1201210946549


lunes, 16 de mayo de 2016

SI PIENSAS QUE EL SILENCIO


Chagall




(Por: Tatiana Aguilera)



Si caminas con pasos de lluvia.
Si piensas que el silencio camina debajo de las piedras.
Si tejes redes invisibles de esporas.
Si del viento, tus cabellos se confunden con las hojas
y del roce te apartas
hasta que piensas que estás a salvo
de las voces
de los pájaros negros 
y no sabes o evades 
y te alejas del centro
y otra vez escapas
como niño pequeño.


Safe Creative #1201210946549