viernes, 15 de mayo de 2009

INVOCACIONES



Tu aliento rosará mi boca,
como un gran despeñadero de sales.
Grutas de sueños tardíos, y esquivos,
-a veces el sol, brilla en la oscura roca-,
cuajando los años, en sus arreboles.
Nacen y florecen fuertes, como los olivos.

A veces, el bosque de la vida,se descuelga,
con ramas desnudas y frágiles..Crece el alma,
después de perder las hojas con tanta lluvia,
tantas lágrimas, que al iris ciega.
Tu sutil aliento, diluirá la bruma,
dejando a mi ojo, la belleza de los días.