miércoles, 14 de octubre de 2009

ERES...


( Taty Cascada )

Eres mi mitad, mi carnaza, hueso, vaho faltante,
bronce bruñido de éste cuerpo, ardor y vida.
Te has grabado con sangre en mis carnosidades,
enlazado mi delirio a tu ironía indolente.
Vértigo despierto, mi trozo de alma perdida,
desciende a mi con tus despojos y claridades.

Toca mi pecho, despliega tus trémulas alas,
alienta con tu soplo, mis pulsaciones dispersas.
He vivido reflejos de amor, pérdidas obtusas,
transparencias de luz, intocables, huidizas estelas.
Y sé, que eres tú, mi vaharada de estrellas traviesas,
mi cascada de rocío, mi racimo de entrañas fogosas.

Los minutos sin tus pupilas transcurren tardíos,
cada hora es laberinto confuso, sin tus ojos amados.
Prisionera, esclava, encapsulada a tu espalda,
sustentas el dolor de mis soledades y vacíos.
Calvario sangroso, vivir sin tus besos soñados,
camino en polvo ceniciento, mi carne condenada.

Despierta junto a mi, apíadate de mis cicatrices,
nace, crece, muere, en mis brazos que te añoran.
Eres mi relámpago, mi misterio, mi alucinación,
mi tormento, mi desvarío, mis firmes raíces.
Extingue, sofoca las llamas que me devoran,
y lame mis pechos con eterna, dulce obstinación.

Eres mi mitad, mi lenguaje seguro, mi destino,
desarraigada estoy, sin tu ojo y labio clandestino.

2 comentarios:

Marisol dijo...

Eres única! Un placer haberte leído.
Recibe muchos saludos desde Berlín.

Taty Cascada dijo...

Marisol:

Agradecida por tus palabras. Por fortuna o desventura, todos tenemos la calidad de únicos. Tú, también lo eres, recibe mis saludos desde Santiago de Chile.
Tatiana