miércoles, 18 de noviembre de 2009

LA BÚSQUEDA DEL OLVIDO- MEANDRO: EVASIÓN...





( Por Taty Cascada )

Mientras mis manos se deslizan en el teclado, con la velocidad cansina de mis torpes dedos que equivocan una y otra vez las letras,- porque no tengo la rapidez ni costumbre de otros., los conceptos y pensamientos se abalanzan uno encima de los otros. Por fortuna para mi escrito, retengo en mi memoria lo que deseo reflexionar.

Bajo el influjo de una hermosa opalina luna de primavera,  pensaba,  que curiosas excentricidades tenemos los seres humanos para buscar el olvido, post una desilusión sentimental . Algunos, caminan por concurridas plazas buscando sonidos que les recuerden añejas satisfacciones, inefables alegrías, disimuladamente observando detrás de algún libro que les sirva de soporte y escondite, la risa abierta, desenfadada, transparente de los niños. Quizás,   fumando algún ajado cigarrillo que portan en sus carteras,- como furtivo compañero de penas y lagrimones-, juegan distraídamente  con las aureolas blancas que diseñan en sus labios quebrados, y las dirigen con irreverente precisión directo al cielo.

Los  más osados y deliberadamente más libres, beben , lo que sea pero beben. Se escapan a bares, tabernas clandestinas, y lloran frente a una copa  de amargo y fuerte licor, bienvenido sea también un vaso de vino rojizo , tan rojo como la sangre de sus heridas, o frente a una lata helada de lupulosa cerveza alemana. La compañía, siempre son las mismas, algún amigo que se presta para el harakiri líquido, o  la ayuda del cantinero-psicólogo habituado a éste tipo de trances existenciales.

Otros,  se largan en una loca, desequilibrada, desenfrenada, búsqueda de alguien que les de migajas  de cariño, caricias compradas, sexo fácil y un al día siguiente," si te he visto no me acuerdo ". La estrategia es simple, se sienten "queridos", acariciados, se satisfacen, pagan y adiós, el corazón está protegido y no reciben más latigazos...Seguimos, con los que intentan tragar decenas de pastillas para obviar ésta vida, dormirse, desaparecer, es una forma de muerte mental, no sienten angustia, soledad, añoranzas. No sienten nada, es  un eterno dormir y soñar. Lo terrible es que cuando despiertan, se dan cuenta que están igual o peor que antes, que lo único que lograron fue un intenso dolor de estómago, y la llegada intempestiva de cientos de curiosos que rompen su callado y clandestino retiro. Porque  cuando sufrimos lo único que deseamos es vivirlo en solitario, o con la participación de contadas personas que sabemos, no divulgarán nuestra crucifixión, y que el resto de las personas conocidas piensen que estamos muy fuertes, muy dignos con nuestro dolor.

 Los más valientes o cobardes, según sea la apreciación del caso, se lanzarán desde el piso más alto de la torre de una ciudad cualquiera, dejarán tal vez una carta a sus familiares más cercanos, intentando hacerles comprender lo incomprensible, lo terrible es que ellos dejan el dolor,  transfiriéndolo de una manera malsana a sus angustiados familiares, que nunca más serán los mismos.

Aquellos que  tienen familia, hijos, padres, hermanos, se enfocarán  como nunca antes en sus afectos, salidas al cine, cenas familiares, juegos infantiles, todo tipo de actos buscados y asumidos para recuperar el autoestima que se parte en dos. ¡Qué difícil es asumir, que nos equivocamos !, que abrimos la cajita de nuestra preciosa alma, la sacamos de su guarida, y que lo único que obtuvimos, es que ésta sea herida, humillada, denigrada, que mejor lucía la pobrecilla,  vestida de traje del caracol, de esa manera evadía el infortunio....Los que quedan heridos en su virilidad, entrarán en una loca búsqueda de conquistas varias, todos los días  una  diferente, para recuperar el ego perdido, para sentirse de nuevo dueños de la situación, lo más terrible es que después de hacerlo, se sienten aún más vacíos y solitarios...

El grupo de los que se pierden en el trabajo intenso, asumiendo horarios extras, triples, fatigosos,  para evadir los sentidos  con papeles, esfuerzo físico , tensión mental.  Se convierten de la noche a la mañana, en  trabajadores modelos de una Empresa, -nadie sabe que por dentro están destruidos, burlados, engañados, esgrimen una sonrisa frente a sus compañeros, para llegar a sus deptos solos, agotados con la angustia que sigue punzando por dentro, el sueño reparador calma un poco su desdicha.

El prototipo de las compradores compulsivos, sector  donde las mujeres tomamos la delantera. Recorremos todos los centros comerciales, buscando cualquier cosa, un pantalón, un vestido, un perfume, una cartera, cualquier cosa, la idea es "comprar", quizás el conjunto de piezas de colores actúa en nuestro cerebro, generando un caleidoscopio de tonos que nos libera hormonas de relajo y alegría.
¿ Comer ?, si, también devorando comida chatarra, algunas personas liberan sus rabias, sus desilusiones, comparten con amigos y devoran pizzas a destajo, otros, en el extremo opuesto, no comen nada, y pueden pasar días sin probar bocado, se quedan en sus cuartos con una taza de café, duermen, despiertan, beben más café y vuelven a dormir, en un interminable círculo que solamente cortan, cuando algún amigo les ayuda a salir de esa situación.

Mención aparte,  la pantalla del computador, vitrina para encontrar miles de personas para hablar, distraerse ,que sirvan como perritos virtuales para ser usados como ecos parlantes , de un interminable ¿ por qué?, ¡¿ para qué ?. Las redes de facebook, de msn, de juegos virtuales donde el anonimato permite abrirse a esos seres , y desdoblarse en sus dolores, plantean  sus miedos, gritan,  lloran, blasfeman, total nadie los conoce.
El viejo refrán, un clavo saca a otro clavo, con el riesgo cierto que el clavo nuevo que tomen, sea más pequeño que el anterior, causando aún más desdicha, porque lo que intentan olvidar es superior a lo que usan como su reemplazo, o resulte ser un clavo muy ancho y aumente más el orificio, situación que tampoco es beneficiosa, porque la idea es ser, tal para cual..

Y estamos el grupo de los masoquistas, en el cual a modo de confesión me apunto, vaya corroedora forma de aceptar la realidad,- pero curiosamente eso nos ayuda a entender-. Releemos viejos escritos, buscamos claves que no supimos descifrar a tiempo, sacamos las fotos guardadas. Nuevamente observamos sus ojos, recreamos su  forma de mirar. Nos volcamos en buscar explicaciones y las encontramos, es en  ese momento cuando nos damos cuenta que no fuimos queridos -en igual medida-, que fuimos menospreciados en nuestra entrega, es aquí cuando comenzamos a sentir que debemos salir de alguna forma del precipicio.

¿ Qué formula es mejor?, no lo sé, todo depende de qué estructura mental estemos constituidos, lo importante es salir airosos del agujero, porque siempre existe un mañana, un nuevo día, un nuevo amanecer.

12 comentarios:

Luis Madrigal Tascón dijo...

Taty, el dolor, el sufrimiento, es un compañero inseparable de todo ser humano, antes o después. Nadie se va sin haber sufrido. Sea por el motivo que parece tú quieres establecer como causa específica del mismo, o por cualquiera otro u otros. A veces confluyen varios de modo simultáneo. Y, ciertamente, todas las falsas soluciones que tú misma criticas, por desgracia pueden observarse cada día. Pero cabe otra solución, una última, mucho más gloriosa, eficaz y, sobre todo, propiamente huamana: Aceptar el sufrimiento, sea cual fuere la causa; aferrarse a él, como hacen esos boxeadores que, a punto del K.O, se apoyan en el contrario que les está golpeando. Ya dijo nuestro Ortega y Gasset, que el sufrimiento es un mal, pero que, sin él, no exitiría el heroísmo. Un abrazo. Luis Madrigal.-

Taty Cascada dijo...

Luis:

Efectivamente el dolor, el sufrimiento son males que debemos tolerar, así como aceptamos las enfermedades imprevistas, los sonidos desagradables de la sociedad,los miedos a lo desconocido. Lo que debemos trabajar es el sentido heroico, no todos estamos preparados para su desarrollo, muchas veces preferimos la quieta cobardía.

Adolfo Payés dijo...

Me gusta la reflexión que nos entregas en tu escrito..

Me quedo con la esencia de tolerar pero para ser siempre mejores..


Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos...

Taty Cascada dijo...

Adolfo:
Estando enamorados toleramos lo intolerable, pero todo tiene un límite, y ese linde es sentir que nuestro cariño debe y tiene que ser correspondido de igual manera.
Un abrazo para ti.

Balteu dijo...

Hola Tati, haces una larga e interesante reflexión de una situación tan antigua como la vida misma, en ella, tocas los diferentes aspectos que aún hoy en día se dan y estoy de acuerdo en lo que ahí dices, así como lo que dicen los anteriores comentaristas, sin embargo no pienso igual en lo que dices en tu último comentario, no creo que sea esencial que nuestro cariño se vea correspondido en la misma medida. En mi modesta opinión, el que ama lo hace por diversas razones, pero no por o para que le amen de igual manera, eso sería como esperar un pago por su cariño, esto no quiere decir que si se da el caso, no fuera bueno, sin duda que lo sería. Es a la hora de la ruptura cuando sacas esas conclusiones y ves esas medidas, pero mientras amas no mides, solo entregas.
Es mi opinión.

Bicos.

Taty Cascada dijo...

Balteu:
Me alegro de leerte de nuevo amigo mío.
La última reflexión a la que haces mención, es justamente cuando ésta toca su final...Es imposible medirse cuando amamos y estamos
enamorados, simplemtente, porque nos entregamos en forma ciega y brutalmente honesta.
Amar es dar sin pedir nada a cambio...
Mis cariños para ti, espero ver pronto algo tuyo.

Norberto dijo...

Hola Taty, que tema el dolor, las angustias, las insatisfacciones, frete al otro a la pareja, amor desamor. Esta vida nos presenta los opuestos y estos juegan entre nosotros, con nuestros sentimientos, ser y saber ser, soportar y apreciar la felicidad. Esta noche me levanté, hace unas horas y me ahogué con un jugo de naranja, sofocación, asfixia, creí que moría, fué tremendo, no tenía aire. Pensé en la muerte, tan simple, tan cerca, está ahí a unos pasos nada más. Esta vez paso de largo, ahora te estoy visitando y encuentro tu texto, tus reflexiones y los comentarios y, las respuestas, somos tan frágiles verdad? (¿No estás más como seguidora en mi Blog?
Un abrazo, Norberto

Taty Cascada dijo...

Norberto:

Buen tema para reflexionar deslizaste amigo mío, la fragilidad de la vida...Y en cuanto a lo de seguir siendo tu seguidora, Norberto, jamás dejaré de hacerlo, me gusta tu pintura y tus escritos, te escribiré en forma interna.
Un abrazo para ti.

Marisol dijo...

Hago mías estas últimas palabras tuyas: "...siempre existe un mañana, un nuevo día, un nuevo amanecer."
¡Brindo por ellas!

Este texto tuyo me cae como anillo al dedo... cuando uno no se es correspondido como uno se lo merece, ¡cómo duele!

Recibe un cordial saludo desde Berlín.

Taty Cascada dijo...

Marisol:

Por eso me gusta escribir, porque observando a las personas, logro sacar mis conclusiones de vida. Si redacto pésimo, regular o peor, no lo sé, pero sí tengo claro algo, lo que escribo no es prefabricado es visceral, es mi pensamiento y si logro interpretar a un ser humano, me siento reconfortada.
Un abrazo para ti.

Rafael F. Aguirre. dijo...

Buscar una fórmula, reflexionar para salir airosos, creo Tati, que esa, precisamente es la fórmula... Seguir buscando...

Taty Cascada dijo...

Rafael:

Interesante reflexión, sencilla y práctica. En el fondo amigo mío,cada persona tiene su fórmula secreta y les funciona.

Cariños para ti.