viernes, 24 de abril de 2009

ENSIMISMAMIENTOS

Camino por los mismos conocidos senderos,
reconstruyo imágenes, de tiempos seguros.
Escucho las mismas voces, las de siempre,
mientras camino por las calles, y sus muros.

La brisa como acostumbra, desafía mi pelo.
El otoño continúa el sutil ocaso,
de la primavera que pisa sus pasos.
Brilla el sol, como siempre en el cielo.

Las uvas saben, el mismo dulzón sabor,
y una copa de vino me espera, con su rubor.
Las cigarras se arremolinan en los árboles,
y las nubes juzgan, con desidia sus arreboles.

Despiadada la luna, me consume con su luz
mientras las estrellas se manifiestan a contraluz,
Debo ocultar mi alma vapuleada,
para que desangre sus venas, callada.