jueves, 10 de septiembre de 2009

DESTELLOS...


( Por: Taty Cascada )
Arden mis dedos sumidos en mi rostro,
humedecidos por el sudor de mis deseos.
Sabes que preciso de tu carnosa, dúctil boca,
para que fluya enloquecido el dulce calostro.
Acentos y vahos confusos, tus efímeros besos,
dulce hoguera, gozo eterno, que me provoca.

Mi corazón palpita, jadea, y se desconsuela,
encadenado a tu huella traviesa y sin destino.
Gotas de saliva en mi lengua ígnea, candente,
destellan en mi aliento una suave estela.
Embriagada de vértigos, mi fuego eterno,
pecho mórbido, cálido, sinuoso, turgente.

Sabes que muero por tus besos desnudados,
sabiendo de sus sabores y goces perturbadores.
Angustiosos, umbríos, son mis días sin tus labios,
adoloridos los huesos, los ojos sin luz cegados.
Sabes,¡ sí lo sabes!, de mis angustiantes ardores,
sólo me contienen tus ojos, enigmáticos y sabios.

Arden mis dedos sumidos en mi rostro...