domingo, 13 de septiembre de 2009

SEGMENTADA...

Un reguero cristalino de dulzones besos,
siembra mi boca de apetitos atormentada.
Me fundo ardiendo en mis sueños tortuosos,
demencia en mis ojos, ráfagas de luz segmentada.

Mi cuerpo de paisaje tibio, cadencioso,
vibra con sus pechos ávidos de sentires.
Insípido el aire, insípido el llanto silencioso,
espera ávido, por estremecidos sabores.
¿ Dónde estás carne mía, carne de mis huesos ?,
no escucho tu voz, ni siento tu abrazo.
He cerrado la ventana cierta de los ocasos,
para abrir la puerta soñada de tu regazo.

Nutre mi deseo, la tesitura de mi pecho ardiente,
leche primera, de mis entrañas desnudada.
¿ Dónde estás, mirada rubicunda, candente?,
sabes de mi locura en el tiempo sostenida.

Un soplo cierto de avergonzados gemidos,
con ímpetu vehemente queman mis carnes.
Vencida estoy por tus ojos adormilados,
me desnudas y contentas, si por mi vienes.

¿ Dónde estás, vida mía dónde estás?,
que tortura no beber de tus aguas cristalinas,
Tiembla la boca de tus sales sedientas,
jadeo de ansias, imperturbables, eternas.

( Por Taty Cascada )