miércoles, 11 de noviembre de 2009

LA ERA DE LO DESECHABLE...( RELACIONES DESCARTABLES )...






( Por: Taty Cascada )

Creo y estoy casi cierta, que ningún objeto que usemos a diario, perdure por muchos años en nuestras vidas. El celular, beneficio maravilloso o detestable,según sea la ocasión  nos apartó de la privacidad, éste elemento de un algunos gramos de peso, no nos dura más allá de un año en nuestros bolsillos o cartera, y no porque el aparato haya terminado su vida útil, ¡ no!,  podría usarse por un par de años más, sin mayores problemas, pero el bombardeo persistente de propaganda tecnológica en nuestros oidos y visión,  nos hace muy pronto deshacernos de él...Nada es perdurable, todo es desechable, el viejo computador con su amplia y gigante pantalla, conexiones, cpu y amplio teclado, aquel que nos hacía buscar un espacio preciso , un lugar amplio donde instalarlo, cede al paso de un pc portatil , que se instala en cualquier lugar, incluso invadiendo nuestra cama, nuestro lugar de reposo y extrema intimidad.

Recuerdo a mi madre, y su obsesión por guardar y reciclar todo. Si queda algo de comida lo guarda, al día siguiente se transforma en material básico para una de sus maravillosas tortillas. Y los  fósforos,- cuento aparte-, los cerillos quemados los guarda en una cajita al lado de la caja de fósforos normal, según su económica visión de la vida, existiendo encendido un anillo de la cocina,  el resto se prende con los maderos quemados....Durante los años que vivimos juntas, nunca  pude entender ni aceptar esa forma rigurosa, estoica, y espartana  de enfrentar la vida , pero debo  admitir que esa semilla  fraguó en mi vida, de una manera diferente, aceptando que las relaciones humanas, por muy difíciles y complejas, no son descartables ni desechables como palitos de fósforos.

Si he comenzado de ésta manera mi reflexión, es porque siento que la cultura de lo desechable también se ha traspasado  a las relaciones afectivas. Qué fácil es conocer personas por internet, y por toda esa red virtual que nos trae un universo de personalidades. Al simple toque de una tecla, a un click, aparecen miles de personas tan o más ansiosas de contactarse con otro ser virtual, tan  o más carente de cariño, tan o más solitario...Las supuestas relaciones nacen, con la osadía y rapidez de lo novedoso, se traspasan  realidades  quizás imaginarias, comparten largas  horas para  "conocerse", aunque en verdad, lo único que hacen es tener frente a sí, a  una pantalla con varias ventanitas abiertas, donde van redireccionando sus intereses...

¿ Es amor compartir con una persona que "habla"con otra,  y al mismo tiempo está contestando un email, leyendo un artículo, ingresando a facebook para leer e informarse de la vida de los demás ?...Claramente no lo es, porque falta el toque exclusivo de una mirada, la absoluta concentración de ese otro ser, para sentirse querido, amado, importante. Y con ésto no digo que no crea en los amores por internet, existen, y son varios miles, pero para llegar a ese grado de intimidad, se debe ser y hacer sentir a la otra persona, un ser único, capaz de hacerlos  olvidar el resto de cosas por hacer..

Entonces cuando  ese individuo, que se desplaza en su computador como un réptil en la arenas de Egipto, se cansa, porque ese otro supuesto amor, le pide un poco, un poquito de dedicación, de respeto, de exclusividad , entonces, ¿ qué hace ?,  de la misma manera que lo encontró, lo desplaza, basta un simple click del contacto , en la opción " eliminado " y ya está, fuera de su vida,¡ fuera!, a la papelera de reciclaje sus escritos y conversaciones virtuales. Éste ser cibernético, analítico,  requiere de dinamismo, de acción, de sentirse dueño de la situación, entonces, una vez borrado el contacto que le molestaba con sus demandantes detalles,  prepara su arco, su flecha y se dedica a buscar una nueva presa, para su sediento placer de sentirse halagado, con el ego enorme. Porque  para eso hay millones de oportunidades, y quedarse con una sóla persona, luchar por ella, vivir de verdad la realidad de los momentos, es cosa del pasado, hoy se dicta, desechar.

Pocos cuidan de sus relaciones, así como mi madre cuida de sus fósforos, y de todo lo que le rodea por años de lucha diaria...La estabilidad, la emocionalidad intrínseca, es asunto de "ilusos". Es más fácil descartar aquello que les cuestiona, que los altere  por su singularidad, simplemente lo desechan. No se toman la molestia de saber, de preguntar, de comprender qué es lo que no encaja, ya nadie persiste. Vivimos la llamada cultura "hiperactiva", estamos inmersos en una sociedad individualista, donde se valora "el instante", ya no se tiene tiempo para descifrar a la pareja, para descubrir su interior, perdemos el sentido del verdadero amor, el que lo define como un compromiso a todo evento, por encima del concepto íntimo de sentimiento.

Mi madre y su cajita adicional para guardar los fósforos quemados y reutilizarlos siempre, sembró sin darse cuenta, -o quizás muy sabiamente lo dejó  en el aire-, la más bella de sus enseñanzas. El verdadero amor es una continua lucha, por "estar". Quizás, formo parte de un pasado que se resiste a desaparecer, puedo aceptar que debo cambiar mis objetos cada cierto tiempo, pero nunca toleraré sentir que el ser humano y las relaciones humanas, sean bienes de consumo descartables, ni menos desechables.

8 comentarios:

aLeVoSia dijo...

Totalmente de acuerdo, no se puede estar sin estar, o como decia mi abuela sina saber a "que huele" refiriendose a el hecho de conocer a ese alguien especial tocar saborear oler.
Besos alevosos

Duna dijo...

Te suscribo en todo.
Las emociones no son moneda de cambio, ni pueden estar sujetas a chantaje emocional
Muy bueno, amiga.

Un abrazo.

Taty Cascada dijo...

Alevosía:
Interesante la frase de tu abuelita, los aromas son la base de la personalidad, su sello, su imagen.
Cariños para ti.

Taty Cascada dijo...

Duna:

Muy cierto, las emociones son la llave mágica del alma, son tan delicadas que deben cuidarse, si las perdemos, no somos nada...y si las hieren, nos destrozan el corazón.
Cariños para ti.

Ana Virginia dijo...

Comparto contigo más de una lágrima, Tatiana... más de una idea, más de un simple dolor o una forma de sentir ciertas cosas. Comparto contigo sin muchas ganas de celebrarlo y me siento real y tristemente identificada con tu escrito, con el agravante de que yo llegué a ser más que un ser virtual o una pantalla con ventanitas abiertas... e igualito fui desdoblada para luego quedar reducida solamente a eso: un conjunto de megabytes que desaparecieron con un click... y creo que puedes comprender ahora con absoluta precisión esa horrible y aterradora sensación de "no existencia"... de la que quizas en aquellos mensajes que llegué a escribirte desde la isla te mencioné. Que increible y dantesca es la posibilidad de que alguien logre volverte NADA en menos de un segundo. Es como abrir un album con las fotografias del holocausto y ver esas carretillas llenas de cientos de cadaveres desnudos, desmembrados o no, mezclándose en fosas comunes inmensas... muchas piernas, cabezas, brazos, genitales... tantos cuerpos. Te los quedas mirando y ves solo eso... y pasas la pagina sin pensar que cada uno de ellos era alguien, era un mundo, era un conjunto de pensamientos, proyectos, ideas, emociones, sentimientos... que eran seres humanos como tu y que tarde o temprano tu tambien terminaras como ellos... reducida a un cuerpo solamente. Que duro es enfrentar la circunstancialidad de nosotros mismos a pesar de que introspectivamente reconocemos nuestra esencia... que duro entender que a quien pensamos como esencial, tambien es un pedazo de circunstancia y que por lo tanto no podemos apegarnos a ella porque tarde o temprano se transformará, desaparecerá o será reemplazada por una nueva circunstancia quizá cuando... Todo esto es parte de lo que yo llamo: LA PUTA REALIDAD... ante la cual, inutilmente nos pasamos la vida cegándonos, negándonos... Solo uno mismo es capaz de reconocer y apreciar su esencia y su AMOR. Solo uno mismo puede hacerlo, procesarlo, llevarlo a la practica o tragarselo. Los demás no, los demás solo pueden disfrutarlo mientras nuestra circunstancialidad cumpla su tiempo de permanencia y lo mismo ocurre en el caso inverso: de los demas hacia nosotros... y aunque sea doloroso reconocerlo, ya cuando lo asimilas logras ver las cosas de otra forma... siempre realista, pero si tu naturaleza no te lo permite, sin tanta frialdad como otros... y ya sin torturarte, te dedicas a robar lo que puedas de la esencia de lo circunstancial sin llorar ninguna "pérdida" sino simplemente sentirte afortunada por lo que pasó y disfrutar de lo que de ello te quedó.

Te quiero mucho, Amiga.
Como siempre entre palabras o con mi silencio: te acompaño.

Marisol dijo...

Hola Taty:
Después de leerte llego a la conclusión que felizmente tú no eres de ese tipo de personas que reciclan las amistades cibernéticas.¡¡Aleluya!!

"A propo" reciclaje....admiro a tu madre. Tiene un sentido ecológico de avanzada...mucha gente debería actuar de esta manera. Muchas veces da vergüenza la manera que la gente pudiente bota cosas a la basura.

Yo misma me sorprendo de la cantidad de basura que producimos diaramente. Acá en Alemania se divide la basura para vidrio, papel, orgánica, plástico y metal y basura donde botas otras cosas. Per aún así, asusta las toneladas diarias que en Berlín -como en cualquier otra ciudad del mundo- se produce basura.

Te dejo un cordial saludo. Y aprovecho para agradecer tus comentarios en mi blog,
Marisol

Taty Cascada dijo...

Mi querida Ana:
Dudé de publicar el comentario, porque muchos elementos pertenecen a tu ser individual, pero como después de todo, todos en éste universo del Blog, somos seres anónimos, lo publiqué , y lo hice porque mencionas aspectos muy interesantes, que vale la pena rescatar... Hablas de la circunstancialidad y del tiempo que dura su permancia, y es cierto, éste tipo de seres que procesan todo en su cerebro, cumplen objetivos, disfrutan el momento, lo saborean, lo degustan, y después lo desechan cuando requieren de más, de más acción y novedad,entonces la idea es buscar otro ser para explorar y divertirse, mientras que los otros seres, los desechados, son piezas movibles de un tablero de ajedrez, cumplen la labor de peones , las piezas con menos valor, las que son derivadas y distribuidas para cuidar a la pieza de mayor valor, supuestamente el ser cibernético.

Mis cariños para ti, y como bien dices, comunicandome contigo o silenciosamente, las amigas verdaderas están.

Taty Cascada dijo...

Marisol:

En mi país también usamos el reciclaje como forma de reutilizar lo que se deriva a la basura...Mencionaste a mi madre, ella ha sido toda su vida una gran admiradora de la naturaleza, como tal,la respeta y usa todos los medios para no dañarla...Jamás se pierden alimentos con ella, todo en sus manos santas se transforman en platillos novedosos al día siguiente. Los muebles los repara y reacondiciona, su vida siempre ha sido un eterno reciclar y reparar, jamás desechar...
Cariños para ti.