martes, 21 de julio de 2009

BESOS



Abrirá sus labios de carne grana,
para sucumbir ante mis besos lascivos,
gota a gota, dulzor a dulzor, beberé
exangüe, tribulada, mi condena.
Sus besos férvidos, obsesivos,
calmarán mi demencial tortura.

En mi sueño y en su consciencia,
brotarán de mis manos, cortezas
de sándalo, rosas y nardos.
Para que desprendan su fragancia
en su cuerpo, numen de certezas,
sibilantes anhelos sentenciados.

Descenderé al mar de sus encantos,
y en mi ocaso perderé la compostura,
mórbidas formas, arrabales de besos,
eclipsando el sueño y mis tormentos,
Mi mano atrapará su errática cintura,
mar de enervados deseos confesos.


2 comentarios:

Gabriel dijo...

Sí. Solo los besos con amor tienen aromas.

Un abrazo

Taty Cascada dijo...

Muy cierto Gabriel, los aromas se prenden al labio,como musgo a la piedra...

Agradecida

Tatiana