jueves, 9 de julio de 2009

EL DESTINO

( Taty Cascada )


Como un acto reflejo de todos los días, enciendo la televisión, y las noticias me conmocionaron con las imagenes en directo, de los restos dispersos y disgregados de la caída de un avión. Mueren casi todos sus pasajeros y tripulantes, 153 personas en total, y digo "casi", porque una adolescente llamada Baya Bakari, se vio "expulsada" del avión, y sobrevivió a una muerte segura...¿Destino, milagro, suerte? , o una mezcla de todos los factores mencionados...
Si el destino es para la filosofía, una sucesión o secuencia de hechos, que suceden en una diferente localidad y tiempo, cuya consecuencia relevante en los acontecimientos futuros, necesariamente será relacionada, con la teoría de la causa-efecto, desde el punto de vista religioso, (mirada judeo-cristiana), no existiría una predestinación absoluta, porque se negaría de plano, el libre albedrío que tiene el hombre como regalo de Dios. Para el budismo, que no habla de destino, si no que de karma, todo sería consecuencia de nuestros actos y acciones, por lo tanto, seriamos nosotros mismos los arquitectos de nuestro feliz, o desgraciado destino.


Albert Einstein siempre decía, " El universo no juega a los dados con nosotros", por lo tanto, el destino no sería resultado del azar, de nuestras malas o buenas conductas, ni de la imposición de alguna coqueta e irrisoria deidad , que se divertiría cambiándonos las piezas. Según la teoría de la relatividad del citado físico, el universo sería similar a una película de cine, en la cual nosotros seríamos los personajes del filme. Posteriormente la mecánica cuántica, en abierta contraposición a la teoría de Einstein, respondió que el universo sería algo parecido a una ruleta que gira, hasta que el observador la detiene. Finalmente, según los últimos estudios en neurociencia, se ha llegado a la conclusión de que el mencionado libre albedrío, no existiría, ya que las decisiones se producen en el inconsciente, y en contados segundos llega al consciente para ser asumidos y realizados.

Siempre me ha llamado la atención observar, como podemos dominar con nuestra mente, muchos dolores y molestias. Somos capaces de generar auto energía para lograr sanarnos, y equilibrar nuestro cuerpo. Se sabe de personas, que han decidido no vivir más, por una pena profunda, por un dolor persistente que nos los deja vivir en paz , o porque simplemente su vida, ya no tiene una función que aporte en la sociedad. Esas personas, dejan de luchar, dejan que su cuerpo se muera en vida ,y cortan el tic tac de ese relojito interior. De igual manera se cree, que nuestra alma, es la que avisa a la madre , el momento en que está lista para nacer. Generando una serie de reacciones químicas, que aceleran o retrasan el parto. Entonces, si somos capaces de cambiar ese supuesto destino de nacimiento o término, ¿ dónde estaría el destino cierto?.


Creo, que todos somos conscientes de sentir en nuestro corazón, esa fuerza misteriosa, que nos lleva a determinados caminos, determinadas personas, determinados hechos. Para mi personal punto de vista, no es el destino el que actúa, si no que nuestra alma, que requiere del aprendizaje de determinadas situaciones, que no han sido aprendidas en reencarnaciones pasadas....¿No es curioso observar, el por qué conocimos a determinadas personas?...No llegan a nuestra vida , "para qué", si no que, por un "por qué".
Siento que el destino, es un compendio de cosas por aprender, de elementos que giran a nuestro alrededor, y que los tomamos, porque necesitamos aprender de ello...Si esa joven sobrevivió, largas horas en alta mar, flotando en el agua, sola, con frío, con miedo, escuchando con pavor los alaridos de otros personas, es porque tuvo el coraje necesario para decir ¡saldré adelante!, ¡quiero vivir!, ¡no quiero morir!. Esa fuerza fue, la que la salvó de morir como el resto de los pasajeros...Es posible además, que tenga una misión especial en ésta vida. No olvido, que todos estamos conectados energéticamente unos con otros, que nuestras almas ya se conocen. Unas, con lazos más poderosos, por encuentros anteriores, pero que todas, todas, formamos parte del todo....Destino es para mi, un camino por andar y descubrir...