martes, 11 de agosto de 2009

ABDICACIONES Y ADHERENCIAS...


( Por. Taty Cascada )
Abdico de las hojarascas de otoño,
de los crepúsculos opacos de granito,
de la sed que las aguas no saben surtir.
Abdico de las palabras mustias sin dueño,
de las grietas cuajadas por el llanto,
y de las horas sombrías por morir.

Abdico de los lechos que aceptan huesos,
y no vehementes carnes por arder.
De las flores que nacen en ribazos,
en los arrabales perdidos de besos.
Abdico del inefable e ingrato poder
de la moral, y sus déspotas rechazos.

Abdico de los suspiros y su salvaje espiral,
de los cansados párpados enrojecidos,
y de las aguas lóbregas con arenas movedizas.
Abdico de la necedad - infortuna bestial-,
de que dos almas de pechos confundidos,
no puedan amarse, sin trabas advenedizas.

Me adhiero al ímpetu claro de la montaña,
al temblor de sus labios de grana, desatados,
y a las callejuelas con caminos de amaneceres.
Me adhiero a su palabra sabia que no me engaña,
a la embriaguez de sus ojos adormilados,
y a la fragancia de enebros y pinares.

Me adhiero al encanto de sus labios mórbidos,
a la cadencia de su cuerpo y su andar.
A su risa fresca, abierta, nítida,
a sus lupinos ojos, procaces, desfogados.
Me adhiero a su intenso y férvido mirar,
-ungüento cierto de mi luctuosa herida-.

Me adhiero sin levedad a su lejana comarca,
a su copa de vino, a su melifluo sabor.
y al dulce relajado solaz tras los enfados.
A sus mejillas pálidas que su rostro enmarca,
a su esquivo, inocente, oculto rubor,
que reparte en sus labios turgentes, hinchados.

2 comentarios:

Gina dijo...

Taty:

Una labor del poeta es dar también al mundo una visión desde nuestro prisma particular y eso es tener voz y voto. Estamos en un mundo libre, plural y heterogéneo, pero que algunos lo prefieren aún encadenado por prejuicios y cadenas mentales. Por fortuna los blogs también estan para decir lo que pensamos y sentimos, y así expresar lo libres que somos.
Me ha gustado mucho este poema tuyo, cada cual como sueles decirlo tu misma, que tome lo que de él, quiera...que imagine, sueñe o extraiga lo que necesite, lo importante es no dejar de ser jamás uno (a) mismo (a), suceda lo que suceda.

Besos y mis recuerdos para ti.

Gina.

Taty Cascada dijo...

Mi querida amiga, un escrito es como una tela para el pintor. Podemos bosquejear libremente en su textura,para que de esa forma los colores y dibujos expresen ideas, conceptos, y mensajes. Cada persona, tomará lo que necesita y precisa.Pero siempre predominará la idea general...En éste escrito planteo ideas de libertad, no de libertinaje, de apertura mental, de aceptación a las diversidades, y sobretodo, de tolerancia en todos los aspectos del ser humano.

Saludos para ti

Tatiana