sábado, 8 de agosto de 2009

TAN SÓLO QUIERO...


( Por: Taty Cascada )
Cabellos revueltos por la tortura,
humedad que se agita bajo mi corteza,
vino joven que fermenta bajo el vacío.
Jarra de miel vertida con dulzura,
remontando las hojas de la belleza,
con nidales de rosas en frágil estío.

He amanecido con la piel y los huesos
en silencio, sofocada por el amanecer.
La tortura inalcanzable de sus ojazos,
cual pupila desafiante. Vientre de besos,
mieses de trigales, ahuyentando el placer,
mientras las rosas abjuran de los ribazos.

Quiero sus ojos, en los míos sucumbidos.
Cual víctima temblorosa, abdico del dolor,
férvido pensamiento, críptico paroxismo,
corriente sublime, epicúrea de latidos.
Ramas de almendros, nimbo de deseos y calor,
penetro dispersa en los umbrales del abismo.

Alabeado el destino de los desvelos,
me atrapa la dipsomanía de sus libaciones.
Por el aire inquieto y desfigurado,
se expande mi voz y sus anhelos.
Numen, que riges mis elucubraciones,
enciendes mis noches y mi llanto airado.

Tan sólo quiero, sus ojos en los míos,
inflamando el pecho con sus torbellinos.
Su boca sedienta de mares en mis labios,
y la dulce tesitura de sus aladas manos.

Tan sólo quiero....